En el mundo cristiano, la creencia en la segunda venida de Cristo es un pilar fundamental de la fe. La esperanza y la expectación de su regreso ha sido transmitida de generación en generación, y se encuentra arraigada en las enseñanzas bíblicas. En este artículo, exploraremos la importancia de estar preparados para la venida de Cristo y cómo podemos vivir de acuerdo con esta esperanza.

La promesa de la segunda venida de Cristo

La promesa de la segunda venida de Cristo se encuentra a lo largo de la Biblia. En el Evangelio de Juan, Jesús mismo dijo: "Y si me voy y preparo un lugar para ustedes, vendré otra vez y los tomaré conmigo; para que donde yo estoy, ustedes también estén" (Juan 14:3, RV60). Esta promesa es un recordatorio constante de que Cristo regresará para reunir a su pueblo.

La incertidumbre del tiempo

Aunque se nos asegura que Cristo regresará, la Biblia también nos advierte que el día y la hora exacta son desconocidos. En Mateo 24:36 (RV60), Jesús declaró: "Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre". Esta incertidumbre nos exhorta a estar siempre preparados y vivir de acuerdo con los principios y enseñanzas de Cristo.

La necesidad de una vida de fe y obediencia

La preparación para la venida de Cristo implica una vida de fe y obediencia a sus enseñanzas. En Mateo 24:44 (RV60), Jesús nos insta a estar preparados diciendo: "Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis". Esto implica vivir en comunión con Dios, practicando el amor, la compasión, el perdón y la rectitud en nuestras vidas.

La urgencia de compartir el mensaje de salvación

A medida que nos preparamos para la venida de Cristo, debemos ser conscientes de la urgencia de compartir el mensaje de salvación con otros. En Marcos 16:15 (RV60), Jesús nos dio la Gran Comisión al decir: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura". Nuestra preparación no debe limitarse solo a nuestra propia vida espiritual, sino que también debemos ser testigos de su amor y gracia a aquellos que aún no lo conocen.

La segunda venida de Cristo es una esperanza y una promesa que debe animarnos a vivir vidas de fe, obediencia y amor. Aunque no conocemos el momento exacto de su regreso, debemos estar preparados y vivir cada día con la expectativa de su venida. Como cristianos, tenemos la responsabilidad de compartir este mensaje de esperanza con otros y llevar a cabo la misión que Jesús nos encomendó. ¡Prepárate y vive con la certeza de que Cristo viene pronto!

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente